lunes, 29 de julio de 2013

Capítulo 1-- Palito

Todo empezó en julio, tenía quince años. Por entonces no era como soy ahora, era bastante peor.  Las sudaderas  de invierno eran sustituidas por camisetas grandes de manga corta en verano, lo cual tampoco era muy deseable. Mi pelo era igual que ahora, pero siempre lo llevaba recogido en una trenza. Los bailes del instituto solían ser cuando me ponía más elegante, cambiando la trenza por coleta y la sudadera  con vaqueros  y deportivas por unos vaqueros más nuevos,  una camiseta larga y unas bailarinas. No era muy femenina, no al menos del tipo de fémina que anda con tacones como si fuese descalza y llevaba vestidos y faldas sin preocuparse de olvidarse de mantener la compostura mientras lee. Pero era una chica, al menos eso ponía en mi carné de identidad. Y que yo recuerde, no me hice una operación de cambio de sexo entre los quince años y ahora.
Ese día caminé por el bosque que había a media hora en coche de mi casa vestida con una camiseta de tirantes y unos pantalones cortos, la cosa más veraniega que me podía poner porque sabía que no me encontraría a nadie. No me gustaba llevar ropa de mi talla porque  estaba muy delgada y mis compañeros, unos retrasados mentales insufribles, tenían la costumbre de llamar anoréxica a toda persona que pesara menos de cuarenta y cinco quilos. Yo pesaba cuarenta por entonces, lo cual no era culpa mía, sino de un estrés que, por cierto, provocaban ellos.
Caminé por el bosque buscando un claro perfecto para leer que había encontrado hacía un par de días. Había memorizado el camino de memoria. Izquierda en el panal de abejas, derecha en el matorral de bayas y girar en las marcas que había hecho con tiza en varios árboles y ya estaba.
Pero al llegar no estaba todo como antes.  Es decir, antes era un prado y en ese momento era un lago. Antes había flores y hierba por todas partes, ahora había un lago. Extraño, ¿verdad? Pero yo me limité a pensar que me había equivocado al girar y me fui a la sombra de un árbol a leer, como hacía siempre que iba al bosque. Miré el reloj, como hacía siempre antes de abrir un libro y vi que eran las cuatro y media. Solía huir de mi casa a las cuatro para no ser acosada por mis primas mayores, de dieciocho, que insistían en usarme de muñeca desde que tenía trece años, que fue cuando empecé a venir al bosque. Abrí el libro y me metí en la lectura de lleno, por la página cincuenta.
A las siete acabé el libro y lo cerré, limpiándome las lágrimas. Odiaba realmente cuando los protagonistas morían, a no ser que fuese un protagonista repelente. Miré hacia arriba, apartando la vista de la portada del libro y le vi. Era un chico de pelo castaño, corto y ojos de un color indefinido entre marrón, gris y verde. Su bañador era azul y no llevaba camiseta, claramente llevaba un rato ahí sin verme.
Le ignoré y saqué unos pañuelos de mi bolsillo, me limpié las gafas, me quité las lágrimas de las mejillas y me soné la nariz, con lo que se dio cuenta de que estaba ahí. Me miró desde donde estaba, a unos veinte metros de mí y sonrió.
--¿Acabas de llegar o realmente te camuflas muy bien? –me gritó.
Su voz era francamente dulce y bonita.
--¡Me camuflo bien! –le grité como respuesta y guardé el libro en la bolsa.
--No te vi, en serio --dijo y se acercó a mí con su bolsa en la mano --. ¿Cómo te llamas?
--Naiss –susurré.
--Nuke, encantado –dice y me tiende una mano, que yo le estrecho.
--¿Te vas a bañar? –me pregunta y señala el lago con la cabeza.
En ese momento, me arrepentí de llevar una camiseta de mi talla. Vale, Nuke no tenía mucha pinta de ser como cualquier compañero mío, pero nunca se sabía.
--Ah, no, he venido a leer –dije sonriendo y levanté uno de mis libros.
--Ah, bueno –dijo él --. ¿Me podrías cuidar las cosas?
--Claro –dije yo.
Dejó su bolsa a mi lado y yo seguí leyendo, pero no lograba concentrarme. Seguramente ese chico era nuevo en el pueblo, puesto que no le había visto nunca. Hacia la página setenta, me harté de intentar leer y miré hacia el lago, donde estaba Nuke nadando en el agua. En un momento dado, vi que se hundía y que salía chapoteando, volviendo a hundirse, como si algo le tirase hacia abajo. Hice lo que habría hecho todo el mundo, supongo. Me lancé corriendo al agua y nadé hacia él. Al llegar a su lado, noté algo en mis pies, pero esperé que fuesen algas, a pesar de que al mirar hacia abajo no lo parecían. Le saqué a la superficie y le ayudé a llegar a tierra firme.
--Gracias, me has salvado –murmuró y tosió repetidas veces.
--Nada, Nuke—susurré yo y me senté en la hierba. Estaba empapada, pero con el calor que hacía casi lo agradecía, a decir verdad.
Nos quedamos un rato en silencio, yo no tenía nada que decir y él ya me había dado las gracias. Al final me levanté del suelo y me sacudí la hierba del trasero.
--Será mejor que vaya a casa ya, son las ocho –dije.
No mencioné que la hora normal a la que me iba eran las nueve y media porque a esa hora no tenía que encontrarme con ningún conocido. Él se encogió de hombros y fue a por su bolsa en lo que yo me escurría el pelo. Trajo también mis cosas y me las dio. Le di las gracias y caminamos por el camino prácticamente inexistente que recorría el bosque.
--Gracias, en serio, no sé qué habría pasado si no hubieses estado ahí –dijo él para romper el silencio.
--Pues probablemente ahora serías un cadáver lleno de agua, arrugado y feo–dije encogiéndome de hombros.
--¿Feo? –dijo llevando una mano a su boca y haciéndose el ofendido.
--¿Los cadáveres pueden ser sexys? –dije yo.
--Yo sería un cadáver sexy –dijo él poniendo los ojos en blanco, como si fuese un hecho comprobado.

Seguimos caminando hasta que llegamos a la plaza, donde él siguió recto. Crucé los dedos y cierro los ojos para que ellos no estuviesen ahí, pero estaban. Estaban sentados al lado de la fuente, la mayoría pegados a los móviles, otros besándose con tanta pasión que temí que se cayesen al agua. Y con temí quiero decir que lo estaba deseando.  Al verles intenté esconderme al lado de Nuke. Pero me vieron igualmente, y me gritaron:
--¡Naialiss!
Rieron. Mi nombre completo es Naialiss, pero lo odio, así que me llamaban así. Les odiaba, mucho.
Uno me silbó y gritó:
--¡Feto!
Nuke me miró interrogante, pero simplemente seguí caminando y él me acompañó hasta pasar la plaza.
--¿Son tus compañeros de clase? – preguntó él --¿Tendré que ir a clase con esos engendros?
--Sí, son mis compañeros. Y no, no todos son así. Se salvan dos chicas y un chico. Ethan, Noemí  y Rine.
--¿Y por qué son así?

--Porque quieren. O porque pueden. Tengo muchas teorías sobre la subnormalidad humana, pero necesitaría una investigación completa para averiguarlo.

sábado, 27 de julio de 2013

Prólogo

Me llamo Naiss y solo os voy a hacer una advertencia: No os acerquéis al agua. Acabaría este libro aquí, pero sé que si no tenéis ninguna explicación, os entrará más curiosidad. Os voy a contar mi historia. Como toda historia, tiene sus momentos bonitos. Pero perdí muchas cosas en el camino.
Perdí muchas cosas para llegar hasta aquí e, incluso ahora, no tengo mucho tiempo. Sé que voy a morir tarde o temprano. O eso supongo, porque no tengo fuerzas para luchar. Así que me entregaré y probablemente no moriré, simplemente me mantendrán encerrada en una jaula sub… esperad, mejor espero a que leáis.
Antes de escribir mi historia, os voy a decir algo: el agua es mala. Podéis creer que os ayuda a concentraros, que al nadar tienes ideas, que te diviertes en ella, pero al final el agua te traiciona. Créeme.
Yo al principio también pensaba así. Es más, descubrí un lago que salió de la nada y decidí explorarlo  con un chico al que no conocía de nada solo porque era mono. El lago era precioso, el chico adorable, su bañador azul francamente sexy y yo estaba de buen humor. ¿Qué podía salir mal?
Vosotros podéis pensar eso, pero salieron mal muchas, muchas cosas.  Lo cierto es que al principio todo iba bien. Hice amigas allí. Todo fue bien hasta que… Bien, mejor os lo cuento con la historia. Lo cierto es que yo soy la primera que odia que le adelanten los capítulos de una novela, que le digan qué personajes mueren y cuando pasa cada cosa.
Quizá me parezca a ti, ahora que lo pienso.  Mi pelo es moreno, largo. Sedoso, incluso, aunque no hago nada para cuidarlo. Las puntas son azules por amor al agua, un amor que se me quitó con el tiempo. Tengo un ojo azul y otro marrón, pero no os puedo decir cual es azul y cual es marrón porque cambian de color según mi humor. Me gusta leer y abrazar peluches. Tengo dieciséis años, no me gusta coquetear, soy tímida, mido un metro sesenta y hablo poco de todo menos de libros. Me gusta la música, cualquier tipo de música. Una adolescente bastante normal, pensaréis. Pero no lo soy. Tengo poderes, poderes que te asustarían, poderes que te harían temblar.
Me gustaría poder decir que ahora mismo tengo esperanzas de que Nuke no sea un traidor. De que todo lo que pasé por y con él sean mentiras. Podría decirlo, pero no me creería. Simplemente quiero seguir adelante. Pero no quiero sobrevivir, no sin él. O sí. No sé lo que quiero.
Date duchas de cinco minutos, no nades, no vayas a la playa, pero evita el agua.


Os contaré la historia, de principio a fin, con detalles. Pero no ahora. Voy a prepararme un sándwich de Nocilla, no quiero morir con el estómago vacío.

Sinopsis

Naiss era una chica normal, o eso creía. Había pasado más que muchas chicas de su edad, pero ella no tenía nada de raro. Pero un día, un prado se transforma en lago, lo deprimente que era todo pasa a ser genial, pasa de estar sola casi todo el día a estar siempre con Nuke, de ir al bosque a leer a leer en otros mundos... Lo normal en una chica, resumiendo. Pero de repente todo cambia y ella empieza a escribir un libro, contando los secretos del agua, mientras hace una cuenta atrás con el tiempo que le queda de vida.